top of page
Buscar
  • Foto del escritorArely Alejandra Martinez

Prevención de accidentes en bebés

Los niños pequeños son como exploradores curiosos que aún no comprenden los peligros que les rodean. Como papás, nuestra misión es estar siempre alerta, especialmente cuando los bebés comienzan a moverse, caminar y trepar por todas partes. A medida que crecen, es importante enseñarles gradualmente sobre los riesgos y cómo protegerse.

  1. Dormir en la cama: Durante los primeros 5 meses de vida, es importante que el bebé duerma boca arriba. Esta sencilla medida ha demostrado ser preventiva contra la temida muerte súbita.

  2. Evitar caídas: Nunca dejes al bebé solo en la cama. Los bebés pueden moverse sin previo aviso y terminar en el suelo. A partir de los 15 a 18 meses, los pequeños se convierten en intrépidos exploradores. Les encanta mirar, tocar y trepar, pero aún no comprenden los peligros. Por eso, la supervisión constante es esencial.

  3. Productos tóxicos e intoxicaciones: Los bebés tienen una habilidad especial para llevarse todo a la boca. Guarda los productos tóxicos como detergentes y medicamentos en un lugar seguro y fuera de su alcance.

  4. Seguridad en el baño: El momento del baño es un ritual especial. No necesitas mucha agua, y siempre debes estar presente. Comprueba la temperatura del agua con tu mano antes de sumergir al bebé. Evitar quemaduras es tan sencillo como cariñosamente sumergirlo en el agua tibia.

  5. En el mar y en la piscina: Cuando estén cerca del agua, mantén una vigilancia extrema en todo momento. Los pequeños pueden ser rápidos y curiosos, así que asegúrate de estar a su lado mientras disfrutan.

  6. Viajar en el coche: Desde el primer día, los bebés deben viajar siempre protegidos con dispositivos homologados adecuados para su edad.

  7. Peligros en la cocina: La cocina es como un mundo mágico lleno de olores y sabores, pero también es la habitación más peligrosa de la casa. Cuando mamá o papá están cocinando con alimentos calientes en los fogones, es importante que el pequeño esté en otra habitación con otros familiares o bien protegido. Los líquidos calientes pueden ser traviesos y saltar, ¡así que hay que estar alerta!

  8. Quemaduras solares: El sol es como un abrazo cálido del cielo, pero debemos tener cuidado. Evitemos estar más de 5 minutos seguidos al sol durante el verano, especialmente entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde.

  9. Atragantamiento: Los niños pequeños son como exploradores curiosos que quieren descubrir el mundo a través de su boca. Pero antes de los 4 años, hay algo que debemos evitar: los frutos secos. Sí, esas pipas y cacahuetes tan ricos pueden ser un riesgo de atragantamiento. También debemos vigilar los juguetes para asegurarnos de que no tengan piezas pequeñitas que puedan ir a parar al lugar equivocado.

¡Cuidar de nuestros tesoros es una aventura llena de amor y responsabilidad! 🌟👶 

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page